sábado, 15 de septiembre de 2012

“SANGRE CANSADA”

  Como corresponsal de los diarios "El Mercurio ""Las Últimas Noticias", tuve ocasión de escuchar un singular diálogo, que despaché a este último órgano de prensa. A la letra, éste decía:

            “SANGRE CANSADA”

            Un sabroso diálogo entre un viejo campesino y una vendedora de farmacia, que casualmente escuchamos en Castro. Nos parece pintoresco reproducirlo.

            El campesino, hombre modesto, de baja estatura y bastante entrado en años, se acerca al mostrador y explica su problema a la vendedora con toda naturalidad:

            - "Señorita, tengo un problema que a lo mejor me lo arregla".
            - "Sí, señor, diga no más".
            - "Fíjese que tengo la sangre muy “cansada”."
           
            La dependiente, desorientada, le pregunta si tenía mareos se sentía débil o sufría decaimientos.

            - "No, señorita, nada de eso. Lo que pasa (y le susurró al oído) es que me casé hace poco con una mujer muy joven y quiero algo para “tener dicha”."

            - "Ahhhh, ya sé ¿algo para el amor?
            - ¡Eso... eso!

            El campesino, radiante de felicidad con el medicamento recetado (unas vitaminas) agradeció y se despidió de mano con todo el personal de la farmacia. Iba más feliz que si se hubiera sacado la Polla Gol.

            ¡Ojalá le resulte! ("Off the Record", "LAS ULTIMAS NOTICIAS":25-01- 1981)
Del Libro "Cronogramas de Castro en el Siglo XX"
 
Votar esta anotación en Bitácoras.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario