sábado, 2 de junio de 2012

DOS ANÉCDOTAS DE LA POLÍTICA LOCAL

  En los períodos previos a las elecciones, los afanes políticos se activaban y animaban extraordinariamente.

            Cada bando o comando electoral elaboraba su propia estrategia destinada a ganar más adherentes.

            Eran los años de la brocha gorda, aún cercanos, donde se pintaban grandes lienzos o letreros y cuando aún en la ciudad no existían las radio-emisoras.

            En los tiempos de Eduardo Frei Montalva, después de su triunfo que lo llevaría a la Primera Magistratura de la Nación, al conocido vecino Benjamín Bórquez, encamarado en un camión, frente a la Gobernación y rodeado de sus camaradas, le tocó su turno dentro del largo listado de oradores, comenzando su intervención con las siguientes palabras:

            ”... Aquí , en Castro, en esta ciudad, hay muchas ollitas que destapar... ¡y ahora yo, camaradas, sí, yo las voy a destapar!", al mismo tiempo que extrae una hoja de su bolsillo, que repentinamente se la llevó el viento... estallando todo el mundo en carcajadas, mientras el orador no pudo llevar a cabo su denuncia...

            Otro conocido candidato a Diputado por Chiloé , el Liberal Raúl Aldunate Philipi, en una de sus campañas victoriosas, dijo: “Me siento inmensamente feliz; satisfecho de haber salido elegido por esta zona que tanto quiero... pero mi platita me costó!!”

Del Libro "Cronogramas de Castro en el Siglo XX"
Votar esta anotación en Bitácoras.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario