sábado, 10 de marzo de 2012

¡ESTÁ PRIVADO!

  Con el propósito de lograr soluciones a diversos problemas que afectaban a la ciudad y la Comuna de Castro, especialmente en lo que decía relación con obras públicas y viales, una comisión integrada por hombres de las diversas corrientes ideológicas viajó a Santiago, en la búsqueda de soluciones reales y urgentes.

            Las primera audiencia concertada la tenían con el Ministro de Agricultura. Esperábamos en la antesala, cuando de repente se para de su asiento nuestro común amigo Benjamín Bórquez y exclama:
            ¡No...no entremos... Nos va ir mal; vámonos, volvamos después!

            Esgrimió mil argumentos para convencernos y postergar la audiencia. Fuimos a un Restaurante y allí le preguntamos por qué creía que nos iba a ir mal, si aún no conversábamos siquiera con el Ministro.
            ¡Qué no se dieron cuenta que el Ministro “está privado”? ¿Qué no leyeron el letrero?
            ¡Pero, Benjamín, eso significa que no se puede entrar sin autorización previa de su Secretario!

            El problema de nuestro amigo era que en Chiloé, en el campo y en general en el lenguaje popular “privado” significa “enojado”, “mal humorado”.

            Otra del mismo personaje, alto dirigente político en su pueblo: Sus amigos se burlaban de él por su pésima ortografía.

            Cierto día comienza a vanagloriarse de que ya no cometería más errores ortográficos, puesto que se había comprado una máquina de escribir

            ... Y como el hombre era de ideas audaces y progresistas, desde luego una muy buena virtud, lanzó la idea de adquirir un COLEOPTERO (léase helicóptero) para sacar a Chiloé de su aislamiento y así poder trasladar a los enfermos graves a Puerto Montt (en esos años no había otro medio de salir de la Isla que no sea la vía marítima).

Del Libro "Cronogramas de Castro en el Siglo XX"
Votar esta anotación en Bitácoras.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario