sábado, 4 de febrero de 2012


GABRIEL GONZÁLEZ VIDELA

  El año 1948 se inauguró en Castro el Club Aéreo. Nació de una necesidad, relacionada con la medicina, porque se necesitaba trasladar a algunos enfermos en forma urgente y no había cómo hacerlo.
            Para su inauguración vino el Presidente de la República, Don Gabriel González Videla. De su presencia en Castro hay una anécdota muy simpática, recuerda el Dr. René Tapia.

            "¡Topábamos en qué recibirlo!" Teníamos el auto del Abogado Félix Díaz, quien no aceptaba, o en el mío... pero, finalmente, lo hicimos con la bomba de la Segunda Compañía de Bomberos, para llevarlo al almuerzo.
            A la vuelta del aeródromo, el Presidente, de pie, agradecía la euforia del pueblo; de la ciudadanía que le hacía calle.
            Cuando cruzábamos el puente, de repente... ¡Crac!
            Crujió... se quebraron unas de las vigas de la ya deteriorada construcción vial, pero las estructuras transversales sujetaron al vehículo motorizado.
            Antes de un segundo, explosivo, instantáneo, se me acerca, me abraza y me dice:

            "¡Señor Alcalde, parece que usted quería un puente nuevo: No sólo puente nuevo voy a hacerle. Voy a hacerle el puente y muchas otras cosas más!"

            ... Y cumplió. A los quince días mandó un "Catalina" (hidroavión) con el Director de Obras Públicas y varios ingenieros para concretar ésa y otras ofertas que hizo a la ciudadanía.

Del Libro "Cronogramas de Castro en el Siglo XX"
Votar esta anotación en Bitácoras.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario