sábado, 24 de diciembre de 2011

FELICES PASCUAS...

...Es el deseo y el mensaje que encontramos en las reminiscencias de una de nuestras informantes.
Pesebre similar a éste, eran tradición.
            En esos años del inicio del Siglo XX, para La Pascua, lo principal era el arreglo del Pesebre. Prácticamente en todas las casas del pueblo se confeccionaban unos preciosos y enormes pesebres, con figuras de animales, casas, ríos, lagunas y amigos.
            Se colectaban musgos, pasto, ramitas; se construían pequeños caseríos con alamedas... todo conducía al pesebre, donde se ubicaba al Niño Dios.
            Llegaban muchas vistas por lo que en cada casa se estaba preparado para recibirlas.
            Después, venía la Misa del Gallo... misa de Media Noche, anunciaba con las campanas al vuelo la llegada del Niño Dios. Era verdadera fiesta dentro del templo, donde todos se abrazaban y deseaban felicidades, para luego besar al Niño Dios.
            La totalidad de las casas estaban iluminadas y en cada una de ellas había una invitación a servirse algo.
            ¡Ahí estaban niños, jóvenes y viejos. En esos años, no se veía por las calles al Viejito Pascuero. Tampoco se conocía el Árbol de Pascua.
            Los regalos los traía el Niño Dios, los que se dejaban a los pies de las camas.
            Había más sentido de cristiandad.
            Al día siguiente, si había buen tiempo, se iba al campo, que comenzaba por ahí donde actualmente está el hospital (en Castro). Esos paseos se hacían a caballo: Grandes caballadas de diez, veinte o más personas. Las mujeres no usaban pantalones; montaban “a unas, en silla inglesa, con unos “guatones” (faldas anchasy largas) y llevaban abanicos.
            ¡Con qué maestría conducían su cabalgadura!
            ... Y finaliza su reminiscencias sobre la Navidad, con un mensaje: “Que no hayan divisiones... que surja un mundo sustentado en el Amor, la Paz, la Unidad, la Comprensión y la Tolerancia”.

Del Libro "Cronogramas de Castro en el Siglo XX"
Votar esta anotación en Bitácoras.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario